¿ Que es el Kung Fu?
  Versión Imprimible

Podemos definir al Kung Fu como el arte marcial chino.

Sin embargo la traducción del término quiere decir trabajo (kung) y tiempo (fu), dando la idea de que kung fu es todo aquello que nos demanda trabajo y tiempo para ser realizado, lo cual lleva implícito el sentido de dominar lo que se hace.

El origen de esta denominación surge en el siglo XIX, cuando los occidentales presenciaban exhibiciones callejeras y veían a los chinos señalar a los practicantes habilidosos diciendo "kung fu, kung fu".

Con esto simplemente querían dar a entender que dominaban el arte, aunque los occidentales que no entendían muy bien el idioma creyeron que ese era el nombre de lo que estaban viendo.

Con el tiempo y la costumbre se utilizó esta palabra para designar al arte marcial chino, siendo utilizada originalmente en la región de Hong Kong y el sur de China, hoy en día es usada en todo el mundo.

En la República Popular China se utiliza el término wu shu, que quiere decir arte marcial, porque los chinos hasta el siglo pasado no conocían otro sistema de lucha que no fuera el suyo y no tenían necesidad de usar otra palabra para distinguir su arte de combate de los provenientes de otros países.

El arte marcial chino fue conocido en diferentes épocas como shou po (golpear con las manos), pai da (escuela de golpear), wu ni (imitar lo marcial),gung shou (trabajo de manos), pai shou (escuela de las manos), quan fa (técnica de boxeo), quan shu (arte de boxeo) y zhong guo quan (boxeo chino), entre otros.

Aunque a lo largo del tiempo la palabra utilizada no fuera siempre la misma, hoy en día se conoce en Occidente como kung fu al arte marcial chino tradicional, mientras que la versión moderna y deportiva es llamada wu shu.

En Taiwan es conocido como kuo shu y en China como wu shu.

A lo largo de la historia del pueblo chino surgieron diferentes variedades de métodos de combate, que fueron influidos por diversas circunstancias, entre las cuales se destaca la influencia del medio ambiente.

El clima de China es muy variado, así como también sus características geográficas, siendo el norte un territorio de clima frío y de terreno montañoso alternado con llanuras aptas para el uso de caballos y de ropa gruesa y abrigada, mientras que en el sur el clima es cálido y de terrenos sueltos y con frecuencia pantanosos haciendo necesario el uso de ropa suelta y liviana.

Un ejemplo de este determinismo geográfico se da en el hecho de que los estilos norteños desarrollaron muchas técnicas de piernas y de saltos, que pueden ser usados en combates contra gente montada o en terreno abrupto o escarpado, mientras que en el sur arraigaron más las técnicas de dedos y posturas más bajas y estables, adecuadas para la lucha en terrenos resbaladizos y contra oponentes sin armaduras, difíciles de usar en zonas cálidas.

Otro motivo de la diferencia entre estilos norteños y sureños se debe a la diferente característica física de la población. Mientras los chinos norteños son más altos y estilizados, los sureños son más bajos y macizos, de manos y antebrazos más fuertes, acostumbrados tradicionalmente al trabajo de la siembra y cosecha de arroz, que se realiza todavía hoy en forma manual y que requiere adoptar una postura agachada y baja, haciendo que los estilos sureños que se formaron en regiones campesinas respetaran esta costumbre de la población local.

Otro de los motivos para la gran variedad de estilos del kung fu reside en la gran extensión del país y en la existencia de diferentes pueblos dentro de sus fronteras.

En China existen 55 nacionalidades diferentes además de los chinos Han, que forman el 95% de la población, y se hablan varios idiomas y una mayor cantidad de dialectos, muchas veces hablados solo por unos miles de personas.

Por un lado la dificultad para los desplazamientos a grandes distancias en la antigüedad, sumado a la costumbre china de conservar dentro del clan o del grupo ciertas características comunes a sus integrantes hizo que surgieran estilos propios de cada pueblo como los Miao o los Hakka, como así también estilos que se conocían solo dentro de algunos poblados o familias, como es el caso del Taijiquan (Tai Chi Chuan), transmitido durante varias generaciones en el seno de aldea de Chenjiakou, donde todos sus habitantes se apellidaban Chen y estaban unidos por lazos de parentesco.

En una época donde la lucha entre ejércitos, el bandolerismo y las invasiones estaban a la orden del día, se imponía la necesidad de contar con un método de defensa adecuado para salvaguardar los bienes y la propia vida.

Los pueblos se vieron obligados así a poseer sus propios sistemas combativos manteniéndolos en secreto para evitar que los posibles enemigos pudieran usarlos en su contra.

Hasta no hace mucho tiempo se consideraba a estas técnicas como secreto militar, cuando las armas de fuego no tenían la importancia que tienen hoy en día y la lucha cuerpo a cuerpo todavía decidía el resultado de las batallas.

El mismo Bruce Lee se encontró con dificultades para enseñar públicamente debido a esta costumbre tan arraigada, en un tiempo tan cercano como fines de la década de los sesenta.

Muchos elementos contribuyeron a darle al kung fu las características que posee, entre ellos la cultura, que lo modeló de acuerdo a sus propias peculiaridades.

Surge en China debido a los procesos históricos pero también de acuerdo a la idiosincracia del pueblo que lo origina.

La famosa historia de la pelea entre una grulla (o en algunos casos una hurraca) y una serpiente, que inspiró, según la leyenda, a algún maestro para crear un estilo, no es más que la explicación de los principios de los opuestos (yin-yang), base de los conceptos de la filosofía taoísta, y que es incorporada a las artes marciales como algo natural y entendible por la gente de esa misma cultura.

No debemos tomar al pie de la letra esa historia como el motivo único de creación de un estilo, sino que hay que analizarlo en función de su contexto, es decir las pautas culturales, lo cual nos hace pensar que se recurrió a esta historia como la forma más fácil de explicarle a los practicantes los conceptos propios de ese arte.

No hay que olvidarse que la mayoría de la gente del pueblo era analfabeta y de un nivel intelectualmente bajo, teniendo que recurrir los maestros a leyendas e historias populares para hacerse entender mejor en lo que querían transmitir.

Prueba de esto es que la misma historia sirvió para explicar el origen de estilos diferentes.

Dentro de la agitada vida política de China, con los cambios de dinastías y la consiguiente pelea por el poder, las artes marciales tuvieron un lugar destacadísimo en las luchas que se sucedieron, teniendo muchas veces sus exponentes que pasar a la clandestinidad para conservar la vida o llevar a cabo en mejores condiciones sus objetivos políticos.

Entre estos cambios hay que mencionar las destrucciones del templo Shaolin, así como también el surgimiento de la Rebelión Boxer y la persecución de los maestros tradicionales por parte de Mao, entre otras.

Hubo una serie de rupturas en la continuidad de la enseñanza y en la transmisión de maestros a discípulos, toda vez que muchos de ellos debieron permanecer escondidos o tenían prohibido enseñar sus artes públicamente.

Esto, junto con la falta de documentos escritos, o por la muerte temprana de algunos maestros, hizo que a lo largo del tiempo desaparecieran algunos estilos que en otras épocas fueron muy populares.

Si bien en su origen fue simplemente desarrollado como un método de defensa personal ante ataques, con el tiempo también se lo utilizó como una forma de mejorar la salud y el estado físico.

Hay muchos casos de grandes maestros que comenzaron su práctica a temprana edad llevados por sus padres que estaban asustados por la debilidad física y enfermedad de sus hijos, porque en otras épocas la gimnasia como tal no se conocía en China.

Con el tiempo estos chicos se enamoraron del arte y agregaron su nombre a la lista de grandes exponentes del kung fu.

Hay una frase en china que dice "es mejor seis meses de kung fu que tres años de medicamentos", y esto se refleja en que los maestros de kung fu alcanzan edades muy avanzadas, a menudo rondando los cien años.

Con la aparición de las armas de fuego su importancia como arte marcial fue disminuyendo y aumentando paralelamente la importancia como un camino de búsqueda personal y equilibrio emocional, lo cual no quita su aspecto marcial en absoluto, sino que lo complementa.

Esto no es nada nuevo, porque hace ya mucho tiempo que dejó de ser solo un método de lucha. Lo malo sería negar su aspecto marcial, pues estaríamos negando su esencia.

En la actualidad se encuentra fuertemente incorporado a la vida diaria y se pueden ver representaciones en la ópera china (Jacky Chan y Sammo Hung surgieron de allí), en la danza, en los juegos acrobáticos y en el programa de gimnasia de las escuelas y universidades de toda China, incluso forma parte del entrenamiento cotidiano de las fuerzas armadas y de seguridad como la policía.

Como se puede ver las cosas no son tan fáciles como podía suponerse.

Rastrear la verdad sobre el kung fu es bastante complicado, aunque solo se trate de los datos escritos.

Para poder describir todo el proceso no solo hay que contar con esos datos, también hay que conocer la manera de pensar de los maestros, del pueblo chino y de su cultura e historia.